Claqueta

vector-mancha-de-sangre_23-2147495580

1: Caos
Las palabras que más se repiten en mi cabeza son miedo y ganas, por mi manía de besar su sonrisa para que no se me escape y mi miedo a hacerlo por si se va.

2: Calma
Y ahora que tus manos han recorrido mi cuerpo al ritmo de tu voz y varias carcajadas,
que hemos hecho del suelo que pisamos nuestra casa,
que nos hemos comido el corazón y aún tenemos hambre.

3: Calma y Caos
Alrededor, nadie.
El tiempo, medido en besos y sonrisas, en nuestras manos dibujándonos, en caricias calculadas.
Y en la despedida, un nudo eterno.

Sandra Calleja.

Como Si Un Recuerdo Fuese Capaz De Ponerse Una Capa

rayas-acuarela-textura_23-2147508388

Quisiera volver
o avanzar
pero no estar en medio
de que me pueda tu ausencia
volver a un portal
a desaparecer del mundo
avanzar a un viaje sin despedidas
volver a tu risa
o avanzar a ella
pero no tener
que recorrer los pensamientos
para alcanzar algo de eco
de ese perfecto sonido
sé que dar las gracias
no está bien
así que dime tú
de nada
por volar
quizá sea la vida el presente
pero no
es la vida
avanzar y soñarte
en el caos del futuro
y es la vida
volver
y salvar el mundo
como si un recuerdo
fuese capaz
de ponerse una capa.

Que A Veces La Vida Te De Una Pausa

vector-orca-poligonal_23-2147495365

Que sí que es de locos
pero antes fue de dos cuerdos solo
de dos cuerpos solos
no es que no lo sigan siendo
es que se buscan
como si no hubiese mañana
que no es que no lo haya
es que hay un futuro
que no veo
pero que acaricio
y tiene por casualidad
la misma forma que tu boca
qué bien ver por estas manos
qué bien
que a veces la vida
te de una pausa
y haga las paces
como diciendo
tú ve con ella
yo miraré para otro lado
así las cosas malas
seguirán mis ojos
y si algunas se cuelan
serán minucias cerca suya.

Y Volarte Cerca

vector-cabeza-de-lobo_23-2147495369

Negociemos nuestras diferencias
pongamos los pies
a un paso del suelo
jamás te quise perfecta
no lo esperaba
quise que tu naturaleza destructora
destrozase mis expectativas
así no saldremos corriendo
cuando el miedo
se pose en nuestros nombres
seremos más bien
dos cobardes
que saben
que no existe
lo perfecto
pero sí el amor real
ese que mezcla
el caos y la calma
y hace de la vida
y hace del futuro
y hace de los miedos
y hace de las diferencias
un buen lugar
para quedarse a vivir,
pongamos los pies
a un paso del suelo,
y volarte cerca.

A Punto De Explotar El Pecho

textura-de-acuarela-en-tonos-de-verano_23-2147508390
Será mejor que nos fuguemos
aquí los adultos
quieren convertirnos en tiempo
menos mal
que tengo por delante
prometido algún invierno
es una ventaja
saber que verte
en Atocha
será viajar muy lejos
así que te escogería
cada vez que alguien
me recordase
lo que es
tener
a punto de explotar el pecho
volvería a buscarte
cada vez que escuche
que algo quiso ser perfecto
y falló
es normal
querer imitarte
pero saltarse el hecho
de que hay que mirarse
como se miran los pequeños
como nos miramos nosotros
a sonrisas y tropiezos
a respirarnos con dolor
a sentirnos con caos
a hacer las paces con tu cuerpo
a que te escogería
cada vez que alguien
me recordase
lo que es
tener
a punto de explotar el pecho.
Gracias a la tormenta.

Date Por Aludida Cuando Mi Vida Sea Paz

coleccion-de-pinceladas_1083-20

Date por aludida
cuando mi vida sea paz
cuando me veas
lleno por pequeñas cosas
tumbados es el lugar
donde nos conocimos
sería de suicidas
quererse
reflexionamos,
y de ahí que nos abracemos
a punta de pistola
en cada semáforo
sea verde o rojo
o el ámbar que me pones
para frenar de vez en cuando
como con miedo
de los típicos tópicos
pero atrás no hay más huellas
que las mías
y una estela en la arena
de tu afición a volar
date por aludida
cuando mi vida sea paz.

Aunque Durante y Después

Vector de http://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/fondo diseñado por Fondo
fondo-poligonal-amarillo_1048-977

Lo más seguro
es marcharnos
y que el viento
siga el curso de tu pelo
quizá sea eso
que no te soltaría
aunque
durante
y después
qué bueno,
y otros adjetivos
que le pondría al agua cristalina,
que allí donde mire
esté tu cuerpo de reojo
y entiendo qué es el olvido
sea lo que sea eso
lo que no entiendo
es por qué
recordarte
sea un paso atrás
de baile
como diciendo
tengo los pies ligeros
de soñar contigo.

Para Fugarnos Siempre al Acabar la Fiesta

patron-hexagonal_1051-833

Ya tenemos una isla ocupada
para ser arena
y nunca olvido
para ser un cuerpo quemado
en la playa
y no dos besos
que arden más que la piel
y veremos que no fue genial
que perfecto
no es la ausencia de lo malo
sino tenerte cerca
y me he pasado los años
escribiendo poemas
para al final encontrarte
y podría seguir empeñado
en las vidas que me quedan
para esta vez buscarte
es decir
que si mi papel fuese vida
serías tú llenando tus pulmones
que si quisiera la rima
igualaría tu impulso
es decir
acabarían siendo canciones
ya tenemos una isla ocupada
pero no te elegiría
para el último baile
te dejaría bailar
para fugarnos siempre
al acabar la fiesta.

Para Ti.

dddd

Hoy no vengo a escribir
uno de mis poemas
ni a expresar en tu cuerpo de lienzo
lo que te siento.
Quiero que algún día
alguien lea esto
y no encuentre nada parecido.
Hoy no vengo a hablar de libertad
no vengo a hablar de ella
vengo a hablar de ti.
Tú eres un tocadiscos
cuando mi dedo es una aguja
y te extraña
que no me quiera levantar de la cama
cuando es tu cuerpo canción
ella era
se fue
tú eres
caoba
y has desvirgado
al disfrute en cada línea
cuando te pienso
a por ti volveré
aunque tenga que reencarnarme
en un parpadeo
para verte lo que dura la luz
te quiero tanto cuando
te encierras el mundo en la cabeza
que solo puedo pensar
que el miedo es parte de ti
como diciendo
“soy tuya
por eso no quiero hacerme daño”
pero nunca cuentas
con mis atajos a ninguna parte
donde abrazarte
para que el día que seas polvo
y te lleve el viento
sepa tu dirección
eres única
así que pongamos celosa
a la que en el futuro
quiera un poema
jamás entenderé
cómo te mimetizas
con la lluvia
ni cómo haces
para que un beso
cambie de nombre
cambie de voz
no sabría explicarlo
ni creo que nadie más
lo vaya a entender.

Para ti.

Capítulo 2 – Si Dios Nos Transforma en Paloma.

rascacielos-con-ventanas-iluminadas_23-2147510845 copia
Han pasado diecisiete años. Leire está en la azotea de un alto edificio. Jonathan llega corriendo y sin aire, atravesando la oxidada puerta de la azotea.
-¿Por qué? – pregunta el chico.
-¿Te acuerdas cuándo representamos La Vida Es Sueño?
-Sí.
-¿En qué curso fue eso?
-Leire ven aquí.
-¿En qué curso fue?
Leire da unos pasos hacia atrás.
-Creo que en tercero de la ESO, no lo sé.
-Qué buenos tiempos.
Corre una brisa de aire.
-Ese año le robamos a mi padre las llaves de su casa en el pueblo. ¿Te acuerdas? – continúa la chica.
Hay un silencio.
-Nos pasamos una semana entera sin que nadie supiese de nosotros. No estábamos aquí Jonathan.
-¿Aquí dónde Leire?
-En ningún sitio.
Leire se asoma por el borde de la azotea.
-¿Cómo era eso que decías en la obra?
-No lo sé Leire, ven aquí.
-Qué delito cometí contra vosotros naciendo…
La chica comienza a recitar en voz baja ya que no recuerda cómo continúa.
-Aunque si nací, ya entiendo qué delito he cometido – termina Jonathan.
Leire mira al chico y sonríe. De nuevo da unos pasos hacia atrás. Entonces sopla un viento que mueve el pelo de la chica y una luz azul que se proyecta desde abajo le dibuja una aureola intermitente en la cabeza.
-¿Te acuerdas Jonathan cuando creíamos que Dios nos transformaría en paloma? – pregunta Leire casi susurrando.
-Sí, claro que sí .
-Todavía no sé si me mentiste o podemos volar.
-Siempre que te miro a los ojos te recuerdo inocente.
-¿Crees que podría hacerlo?
Leire se quita un lazo verde que lleva en el pelo y lo agarra fuerte en el puño.
-¿Y qué voy a hacer yo ahora? – pregunta Jonathan.
-¿Crees que subiré de nuevo?
-Podríamos volver a escaparnos y que nadie supiese de nosotros.
-¿Crees que podría hacerlo?
-Te prometo que nadie sabría de nosotros.
-Jonathan, ¿te acuerdas cuándo no quería volver a casa?
-Incluso ya podemos tener un piso tú y yo. Solo nos faltaría ahorrar un poco más.
-No sé si darle las gracias a Dios o a ti.
Se forma un silencio construido entre un puente de miradas.
-¿Por qué? – pregunta Jonathan.
-Por hacerme desaparecer de vez en cuando contigo.
La chica derrama una lágrima que se aferra a las pestañas y sonríe sin soltar la mirada de los ojos de Jonathan, quien devuelve una sonrisa para acabar cerrando los ojos.
Se rompe el puente.
Leire da unos pasos hacia atrás hasta que pisa el aire.
Jonathan está solo en la azotea.